Me mudo… ¿otra vez?

 

Hoy es el inicio de mes y pues apenas comienza y yo sigo aquí escribiendo, y si lo se quieren saber el chisme que vengo contándoles desde hace un par de post, bueno pues no es nada del otro mundo, solo que este es el último post en mi antigua casa, así es señores me mudo ahora no solo de hosting sino de casa, hogar, cantón, jaula, morada, habitación… en fin como quieran llamarle, y ¿para esto tanto rollo? no señores en el siguiente post se enteraran de mas cosas (y si me siguen en twitter o facebook seguro ya lo saben) – Por cierto síganme en twitter y si quieren también en facebook – pero bueno esa es otra historia.

La cosa es que como en toda mudanza pues termino rendido, mañana (o mas bien al rato) ya me cambio a mi nueva morada, mi mejor amigo me dará asilo político hasta nuevo aviso y pues estoy a las carreras y a la espera de que me pongan mi nueva línea y conexión a internet por lo que a lo mejor nuevamente estaré desconectado un par de días pero el meollo de todo no es nada de eso, sino que es la cuarta  vez que me cambio de casa (y se que faltan un par mas) y saben esta vez haré algo diferente, esta vez me tomare unos minutos para salir de mi actual casa, me daré tiempo para recorrer cada cuarto y no por tristeza, no porque me duela dejar las cosas atrás, no porque me alegre ya no estar ahí… simplemente por el hecho que de gracias a Dios he tenido un techo y porque he dejado parte de mi en este lugar, aprendí mucho e independientemente de los buenos y malos ratos, logros y fracasos… simplemente en este lugar viví y eso es algo que no todos podemos decir.

¿Nostálgico?… a lo mejor pero hoy cierro con esta frase de Ramón J. Sénder

 

¡Qué pequeñas son mis manos en relación con todo lo que la vida ha querido darme!

 

 

Gracias a la vida por todo lo que me ha dado, gracias a Dios por la vida.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest