Cambiando el mundo desde los 14 años

Hace un tiempo que quería compartir con ustedes este artículo pero por un motivo u otro no lo había hecho, ahora el mismo toma una gran relevancia debido a que en mi vida están por comenzar muchos cambios los cuales les hablare próximamente, mientras les comparto el artículo y el video:

William Kamkwamba es un chico que vive en Malaui, el cual tuvo que dejar la escuela no por falta de ganas, por vago, porque no la creía necesaria, sino porque sus padres son tan pobres que no tenían forma de pagarla (el costo, en el país es de alrededor de 80 dólares).

Él decidió autoeducarse asistiendo por iniciativa propia a la biblioteca municipal de su ciudad. Ahí “descubrió” un libro didáctico llamado Using Energy, del cual aprendió a hacer un molino de viento modificado a partir de partes de aparatos electrodomésticos, partes de bicicletas, eucaliptos, desperdicios y desechos. El objetivo era la necesidad de tener algo de energía para encender cuatro focos y dos radios. William tenía 14 años y le cambió la vida a su familia.

El siguiente proyecto fue crear una bomba de agua impulsada por energía solar que logró ofrecerle por primera vez agua potable a su aldea. Después creó dos molinos de viento más en Lilongüe, capital de Malaui. A partir de la primera charla de Kamkwamba en TED, llegó un fuerte apoyo económico, tecnológico e intelectual por medio del cual se han iniciado proyectos de agua potable, prevención de malaria, energía solar, iluminación para las casas en su comunidad. También se está desarrollando un pozo profundo de agua impulsado por energía solar y un sistema de irrigación.

Les dejo un video donde William  nos habla un poco de lo que vivió:

 

Sin educación básica, sin un centavo en el bolsillo, en la peor de las situaciones de pobreza, con 14 años de edad, William Kamkwamba está cambiando el mundo, y nosotros… ¿que estamos haciendo?

Sus ultimas palabras de su ponencia son muy sencillas… nada espectaculares… pero que hoy hacen un gran sentido en mi vida:

 

“Lo intenté y lo conseguí

Confíen en si mismos y crean, no importa lo que pase, ¡No se rindan!”

 

 

 

Tomado del Blog de Arturo Arcos

Deja un comentario

Pin It on Pinterest