Seleccionar página

Habremos quienes comemos como animales en  la mesa y otros que nos comportamos correctamente (me incluyo en los dos porque solo quién halla comido conmigo tendrá la última palabra) pero no había visto un animal que comiera – o aparentara – comer como humano. Este es el caso de estos dos amigos que les muestro en el video, esta un poco largo, no es necesario quedarse a ver el final pero vale la pene echarle un vistazo.

 

Ya me imagino el trauma de estos pobre perritos por no dejarlos comer como deben, ¿no lo creen?

Pin It on Pinterest